%AM, %17 %051 %2014 %00:%Dic

BIENES DE INVERSIÓN A EFECTOS DEL IVA

Valora este artículo
(0 votos)

Granada Asesores. Asesoría fiscal en Granada a bajo coste

En el presente post se va a intentar analizar el concepto y la importancia de la consideración de un bien como de inversión a efectos del IVA.

La importancia de considerar a un bien como de inversión radica en la deducción de cuotas soportadas de IVA en la adquisición de los mismos, en contraposición a los bienes que no se consideran como bienes de inversión, a los cuales se les aplica unos criterios diferentes en cuanto a la posible deducción de cuotas soportadas del IVA.

Los bienes que son considerados de inversión se pueden afectar en un porcentaje (y no en su totalidad) a nuestra actividad empresarial o profesional, mientras que el resto de bienes debemos afectarlos íntegra y exclusivamente a nuestra actividad para que las cuotas soportadas de IVA en su adquisición sean deducibles. El porcentaje de deducción de cuota soportada, en el caso de los primeros, será función del grado de afección a la actividad.

Una vez que hemos analizado la importancia de la diferenciación de un bien de inversión, vamos a  tratar de identificarlos en una actividad empresarial. Para que los bienes sean considerados de inversión a efectos del IVA, deben ser corporales, que por su naturaleza o función estén normalmente destinados a ser utilizados por un periodo de tiempo superior a un año, no teniendo la consideración de bien de inversión:

    - Bienes cuyo valor de adquisición es menor a 3.005,06 €

    - Accesorios y piezas de recambio

   - Ejecuciones de obra para reparación de otros bienes de inversión (en el caso de reparaciones de bienes inmuebles, si pueden tener la consideración de bienes de inversión, siempre y cuando dicha reparación determine una mayor capacidad productiva y un alargamiento de su vida útil)

    - Envases y embalajes reutilizables

    - Ropas utilizadas para el trabajo

No tienen, por tanto, consideración de inversión los bienes incorporales o prestaciones de servicio, las existencias (bienes para comerciar habitualmente) o bienes que no son empleados en la actividad empresarial o profesional.

Por último hay que mencionar que la condición de bien de inversión se adquiere en el momento de su adquisición si cumple las condiciones expuestas.

 

Visto 1688 veces Modificado por última vez en %PM, %15 %755 %2017 %17:%Feb
Website Security Test